La Junta suspende el Plan General por la falta de agua.

La decisión se comunicaba a última hora de ayer al Ayuntamiento tras la reunión en Sevilla

El Ayuntamiento de Almería ya tiene respuesta por parte de la Junta de Andalucía para la aprobación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), no se le dará vía libre ni al documento en su totalidad ni a una parte de él.

Lo curioso es que tampoco se anula el mismo sino que se suspende su tramitación, por lo que la administración autonómica tomaría la vía de enmedio ya que adecuando el documento se podría aprobar y no tener que empezar desde el principio la tramitación administrativa que ha supuesto doce años de andadura.

El único motivo oficial dado para la suspensión del documento es la falta de garantía de la ciudad para el suministro de agua, que es lo que manifiesta el informe medioambiental que llegaba, tras siete meses de espera, la semana pasada al Ayuntamiento de la capital.

Esta decisión que ayer se comunicaba al ente municipal se tomaba en el encuentro previsto entre Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Sevilla y en la que se iba a analizar la petición realizada el pasado viernes por el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Castellón, en la que solicitaba que se tuviera en cuenta que los sectores pendientes de desarrollar del PGOU del año 1998 y la ciudad consolidada sí que tenían garantizado el abastecimiento de agua porque así se aprobó en la tramitación de ese documento en vigor.

Esta opción, que hubiera permitido la aprobación parcial del planeamiento, no ha sido finalmente aceptada por parte de la administración andaluza que decide poner en suspenso el documento sin fechas y a la espera de que se solucione el tema.

PETICIONES

Explicaba Castellón tras conocer la noticia que “se le reclama a Almería que pida la concesión de las aguas de los Pozos de Bernal” de forma que el Ayuntamiento pasaría a ser un usuario más. Cabe recordar que ya a finales de 2014, cuando se aprobaba el documento en Pleno, el entonces concejal de Urbanismo, Pablo Venzal, aseguraba que el ente municipal “no puede renunciar a la propiedad de su agua no desalada” y argumentaba que tenían “las escrituras” de los pozos.

Lo cierto es que el conflicto con el suministro de la ciudad viene de atrás aunque siempre se ha pensado que se podría encontrar una solución. El informe que en la anterior aprobación emitió Medio Ambiente reclamaba a la ciudad de Almería que si en 2015 se usaban 17,04 hectómetros cúbicos de agua de los que sólo 3,41 procedían de agua subterránea, para el año 2027 se prevían el uso de 17,15 hectómetros cúbicos de los que un 90 por ciento deben proceder de la desalación y un 10 por ciento de los recursos hídricos subterráneos.

Asegura Castellón que estas modificaciones suponen que “obligarían a Almería a ser la única ciudad que tiene un cien por cien de su agua procedente de la desaladora”.

En el caso de que esto se realizase, desde el Ayuntamiento anuncian que supondría un incremento en las facturas ya que el coste del agua desalada es muy superior al uso mixto actual.

PLANEAMIENTO

El documento del Plan General recoge la dualidad de abastecimiento del suministro de agua de los Pozos de Bernal y de la desaladora de Almería, y habla de los consumos actuales que se sitúan en un 67 por ciento de los acuíferos del Poniente y un 29 por ciento por parte de la desaladora.

Lo que queda ahora por saber es qué decisión se toma por parte del Consistorio ya que, habrá que ver si se opta por pedir finalmente la concesión de las aguas, si pelean por la titularidad de los Pozos de Bernal, o si incluso renunciaran al documento actual, algo que parece improbable.

De momento habrá que esperar a que se haga totalmente oficial esta suspensión por parte de la Junta de Andalucía en la reunión de la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio, que inicialmente será dentro de una semana, en la que la decisión tomada ayer en Sevilla sea ratificada. Lo que no se sabe es si con presencia o con ausencia del Ayuntamiento de la capital almeriense sabiendo el resultado.

 

FUENTE: La Voz de Almería